agosto 6, 2017 Compartir

Aporta Tabasco un tercio de la pesca total de ostión

Villahermosa, Tabasco, 06 de agosto del 2017.- Tabasco destaca en su producción ostrícola que representa más de un tercio del volumen total de pesca cada año, al alcanzar hasta 22 mil toneladas en los dos sistemas lagunares, Carmen-Pajonal-Machona y Mecoacán, en los municipios de Cárdenas y Paraíso.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), destacó que a diferencia de la pesca en escama marina, donde participan permisionarios, en el ostión sólo se da la de tipo social, al generar empleos locales.

El jefe de la Unidad de Acuacultura y Fomento Pesquero de la Sagarpa en la entidad, Juan Rogelio Galván Contreras, expuso que de las 25 mil hectáreas existentes entre las dos lagunas, un 10 por ciento son bancos ostrícolas.

Con la extracción en esa área, comentó, Tabasco se coloca como segundo productor a nivel nacional de ostión y en ocasiones lo es Veracruz, estado con el cual se compite por el mercado nacional.

Expuso que las vedas de ostión en la entidad ocurren del 15 de abril al 30 de mayo y del 15 de septiembre al 30 de noviembre, entre otras prácticas para asegurar la producción.

En este sentido, resaltó la importancia del trabajo de repoblación por parte de los productores, y el año pasado se realizó una campaña agresiva para devolver las conchas a los bancos ostrícolas.

Expuso que al sacar el ostión se despican los más grandes y se devuelven los pequeños para que sigan creciendo, así como devolver antes de 12 horas la concha verde al agua para no matar la producción.

Añadió que las larvas de ostión nadan en la laguna y buscan un sustrato para pegarse, sean raíces de mangle, una botella o una llanta, pues el fondo de la laguna es lodo, por lo cual es vital devolver las conchas una vez sacado el ostión.

“Lo que se llama banco es una zona firme de la laguna, donde no hay lodo. Con la concha en el banco me garantiza que se va a pegar la larva”, apuntó.

El funcionario federal mencionó que a diferencia de los peces, el ostión no huye, por lo cual no se debe ser un especialista para convertirse en ostionero, pues basta localizarlos con los pies y sacarlos.

Pese a la alta producción, el ostión es un producto de bajo precio, principalmente por razones sanitarias.

Afirmó que el ostión de Tabasco no representa ningún riesgo para la salud de los consumidores, pues las lagunas cuentan con aguas de calidad suficiente y son evaluadas por la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Sin embargo, apuntó que para quintuplicar el valor del ostión, la vía es lograr zonas de producción certificadas para garantizar la inocuidad y calidad, tal como ocurre en la captura de la zona del Pacífico, la cual se exporta hacia los Estados Unidos.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), dijo, clasifica las zonas en prohibidas, restringidas y las certificadas.

Añadió que en Tabasco no se ha tenido problema de contaminación o de cargas bacterianas dañinas, pero aún no es suficiente para comercializar el ostión como certificado.

Como todo producto pesquero, resaltó, se recomienda consumirlos cocidos, aunque por moda en algunos sitios se preparan crudos o cocidos sólo con limón.

De acuerdo al subdelegado de Pesca de la Sagarpa en Tabasco, el ostión es alto en proteínas hidrosolubles que son fáciles de asimilar y por esa causa le atribuyen ser un afrodisiaco.

Además, aporta un mineral como el cromo, que contribuye a la regulación de los niveles de glucosa en la sangre, entre otros beneficios, incluso si se consume cocido.

Mencionó que en los últimos 27 años, el promedio de producción pesquera total en el estado, incluida la ostionera, es de 49 mil toneladas y las especies de mar como robalo y tiburón se envían al mercado de La Viga en la Ciudad de México, junto con el 80 por ciento del ostión, así como a Puebla, Chiapas y Veracruz.

En las especies de aguas interiores, incluida la acuacultura, como la tilapia y especies nativas como la casta rica o el pejelagarto, casi todo se comercializa en Tabasco, refirió.

A la par de un programa de sustitución de embarcaciones y de motores más ecológicos, apuntó que también se da apoyo en combustible como subsidio a los pescadores, para la adquisición de GPS y neveras.

Laguna Mecoacán, paraíso del ostión

Con el agua a la altura del pecho o en zonas más profundas con necesidad de zambullirse, ostioneros le dedican entre cuatro y cinco horas a la actividad de recolección de ostiones en el fondo de la laguna.

En el municipio de Paraíso, a unos 65 kilómetros de Villahermosa, en el corredor gastronómico Puerto Ceiba-Bellote-Chiltepec, la pesca del ostión y de otras especies es lo que da sustento a la economía del lugar, con decenas de restaurantes a orillas de la Laguna Mecoacán.

En la zona hay embarcaciones especiales para recorridos náuticos a turistas que desean observar de cerca los manglares y las zonas de pesca, así como a la Barra de Paraíso, en la salida hacia el mar.

En canastos de plástico, sostenidos por botellas de PET o en cayucos, los ostioneros colocan el producto para después venderlos en sacos por 100 pesos, tal como señaló José Luis Reyes, uno de los pescadores en la laguna, con 10 años de actividad.

Además de vender el ostión en los restaurantes de la zona, a orillas de la carretera se ofrece en sacos, es decir, dentro de su concha o bien en bolsas ya con el molusco listo para comerse en cóctel o para algún platillo.

Las especialidades con ostión en el lugar son “Al Tapesco” (a las brasas), “Rockefeller”, “Chiltepin” o “Mantequilla”, además de combinaciones en cócteles con otros mariscos o moluscos.

Para impulsar el consumo, del 18 al 20 de agosto próximo se celebrará en el corredor gastronómico de Paraíso, la quinta edición del Festival del Ostión, en el cual participarán 27 restaurantes de la zona aledaña a la Laguna Mecoacán.

Comentarios

No hay comentarios aún! Se el primero en comentar esta nota!

Escribe un comentario

Qué opinas! Tu dirección de correo no será publicada *