Connect with us

Columnas

La lucha por Compras de Gobierno e IP

Por Víctor Ortiz

Noviembre/21/2017

Durante varios sexenios, uno de los dolores de cabeza del sector privado local fueron las compras públicas estatales.

Era una pesadilla tabasqueña: En algunas administraciones en el pasado se armaron clientes fantásticos en múltiples estados. No había voluntad ni de incrementar la proveeduría estatal ni de hablar del asunto en algunos casos.

Fue una cerrazón en conocidos ejercicios.

La batalla de empresarios por fortuna arrojó dividendos. Hoy hay un avance favorable, por todo el impacto que generan las adquisiciones en el empleo, al potenciar a pequeñas y medianas firmas locales.

Hace unos días el Gobernador Núñez Jiménez detalló que durante su gobierno el 85% de las compras de la Secretaría de Administración, han sido a compañías tabasqueñas. Un crecimiento notable. Era importante que el mandatario se refiriera al avance, porque fue una de las peticiones del empresariado y un objetivo de su gobierno.

Bertín Miranda, titular de Administración, dijo al respecto que el trabajo ha sido no solo aumentar la proveeduría local, sino también que los procesos sean claros.

Las compras públicas estatales significan unos $1,300 millones anuales y hoy no hay observaciones de tipo financiero, lo que habla del cambio.

En la Cúpula del Presupuesto

Moody’s confirmó que estados como Tabasco tendrán presiones adicionales en 2018 por el tema petrolero. Anticipó una reducción en las participaciones federales para estados productores, lo que afectará la inversión.

No ha sido excesivo lo dicho sobre el impacto petrolero: Moody´s enfatizó que Campeche y Tabasco enfrentarán desafíos fiscales importantes. La recesión que comenzó en 2015, redujo el coeficiente de distribución de las participaciones en 9% este año.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Columnas

Más allá de Pemex y las convenciones

Hay más en materia de negocios para el estado, después de la petrolera. Las noticias en turismo de convenciones y lo que arranca en la industria restaurantera

Por Víctor Ortiz

Hace unos días, funcionarios de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), detallaban oportunidades que tienen los empresarios y proveedores de Tabasco, para participar en proyectos energéticos.

La CRE ha venido haciendo su chamba en este sentido.

El dato es claro: Hay oportunidades más allá de Pemex. No todo es la petrolera. Es un apunte interesante y a tiempo, ante la caída por los hidrocarburos.

Nichos son varios. Le menciono solo uno: Gas natural.

Tan atractivo es este rubro, que la firma Gas Natural México, como usted ya sabe, obtuvo hace unos meses el permiso de distribución de gas natural por medio de ductos para la zona geográfica de Tabasco, que incluye 10 municipios. Se estima una inversión de $985 millones de pesos, en los primeros 5 años.

La administración estatal ha venido también trabajando en este tema desde hace rato y ahora se confirman las inversiones. Ese hecho abrirá a su vez un abanico de oportunidades.

Y la misma firma obtuvo en diciembre el permiso para Campeche y la zona Metropolitana de Mérida. Es decir, hay de dónde cortar.

En la Cúpula…

Se generaron noticias en materia de turismo de convenciones: La palma de aceite es ya un motor económico en Tabasco. En ese tenor, el titular de la SDET, Wilver Méndez Magaña, anunció el Primer Congreso Palmero Mexicano del 8 al 9 de febrero, que generará 600 visitantes. Y mire vienen además 200 organizadores de congresos y convenciones agrupados en el Meeting Professionals International (MPI) Capítulo México. El XII Congreso Nacional será en mayo, como parte de las negaciones que amarró la SDET y la OCV, que dirige Jorge Lerma***Inició “Villahermosa Restaurant Week”, un esquema que atraerá comensales a restaurantes con platillos y menús de hasta $109 pesos. Es una estrategia de la Canirac Tabasco, que podría desarrollarse año con año en beneficio de negocios del sector, incluyendo los de cadena.

Continuar Leyendo

Columnas

El salario mínimo es la trata legalizada

Por Sergio Anaya 

Noviembre/23/2017

Dado que el Salario Mínimo General es una disposición establecida en la Constitución y en las leyes derivadas  de ésta, su violación debe constituir un delito que en este caso es la trata de personas bajo la  modalidad de explotación laboral.

La norma es clara: “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos fijó en 88.39 el nuevo tope salarial, cantidad que es, a todas luces, insuficiente para atender las necesidades manifestados en el párrafo antecedente.

De esta manera, en México 7 millones 785 mil trabajadores (Inegi, 2016) ganan un salario mínimo, es decir, están siendo explotados laboralmente, víctimas de trata de persona, con la venida de las autoridades laborales dependientes del Poder Ejecutivo.

El cinismo es tal que el propio presidente de la república, Enrique Peña Nieto, dijo ayer mismo que con el nuevo mini salario significa una recuperación del ingreso en términos ‘nominales’. Este último vocable es clave pues significa que no está considerando la inflación, o sea que realmente, la tal recuperación no es más un sueño guajiro del Ejecutivo Federal.

La pregunta es donde están las centrales obreras nacionales (CTM, CROC, CROM…) o estatales como la FTOT o Foret o la propia Federación de sindicatos cetemistas tabasqueños, entre otros.

En este México de ilegalidades y absurdos, resulta que es la Coparmex (sí, la parte patronal) la que aboga por un mejor salario para los trabajadores. O gobiernos, empresas y sindicatos de Estados Unidos y Canadá quienes han insistido en condicionar el TLC a un pago justo para clase laboral:

Simple, el salario mínimo en tales países es de cuatro dólares la hora (casi lo que gana un obrero en México por ocho horas de trabajo), sí esto no es explotación no sé qué sea.

Ahora bien, la última palabra la tienen los ciudadanos que pueden ejercer su poder, no bloqueando calles, sino saliendo a votar en la jornada electoral de julio de 2018 para lograr un cambio a favor de la mayoría de los mexicano y  no de la élite que hoy gobierna.

Continuar Leyendo

Lo recomendado