Connect with us

Petróleo y gas

Prevé CEFP se mantenga evolución económica complicada en estados petroleros como Tabasco

Ciudad de México 13 de julio del 2018.- El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), de la Cámara de Diputados, anticipó que la economía mexicana al cierre del presente año “tendrá una evolución positiva en todos los estados, excepto Tabasco y Campeche”.

En el estudio “Evolución de la Actividad Productiva Nacional y de las Entidades Federativas 2003-2018”, consideró que de 2003 y 2016 la economía nacional tuvo claroscuros en su desempeño productivo como consecuencia del impacto diferenciado de sus motores de crecimiento; entre los sectores, el más dinámico fue el terciario, es decir, “los servicios financieros y el comercio al por mayor son las actividades que ganan más terreno”, seguido del primario y secundario.

El estudio, anotó una dinámica económica diferente entre las regiones del país; por ejemplo, en el Golfo de México, la crisis petrolera se ha traducido en el declive de la producción de crudo y la caída de los precios internacionales ha afectado la economía de los estados dependientes o con fuerte presencia del hidrocarburo, como Campeche, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

La entidad más afectada por la contracción de los niveles de producción de petróleo es Campeche, cuya economía poco diversificada depende principalmente del ese recurso; en 2003, la minería petrolera contribuía con el 90.08 por ciento al PIB estatal, y en 2016 se redujo a 80.32 por ciento, “un extraordinario impacto en su economía de 10 puntos porcentuales”.

A nivel nacional, Campeche es la entidad con mayor caída de su PIB. De 2003 a 2016 la tasa de variación promedio anual fue de menos 4.19 por ciento; la participación del estado en el PIB nacional pasó de 8.34 por ciento en 2003 a 3.53 por ciento en 2016, es decir, una reducción de 4.81 por ciento.

Según proyecciones de instituciones bancarias, en 2018 se espera que el PIB de Campeche se reduzca 6.6 por ciento.

El análisis del CEFP señaló que las economías de Tabasco, Tamaulipas y Veracruz también se han afectado por la debacle del petróleo; en 2017 reportaron reducciones en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE).

Tabasco registró la mayor caída, al reportar una variación anual de menos 8.51 por ciento en términos reales, seguido de Veracruz y Tamaulipas con descensos de menos 1.30 y de menos 0.26 por ciento, respectivamente.

 

Sin embargo, precisó, la vocación productiva de la economía nacional sigue siendo la manufacturera, en particular la de exportación, dado que ha sido el sector con la mayor participación en la actividad productiva nacional entre 2003 y 2016; ello no obstante que se redujo al igual que la minería.

La actividad secundaria se ha afectado por el deterioro de la minería en particular la industria petrolera, y la menor dinámica de la industria. Asimismo, la actividad primaria ha reducido su participación en el Producto Interno Bruto (PIB), ya que durante 2003 aportó 3.55 por ciento, y en 2016, fue de sólo 3.30 por ciento.

Entre 2003 y 2016, los cuatro estados más dinámicos en su economía fueron Quintana Roo, Querétaro, Aguascalientes y Baja California Sur, y los tres con menor actividad, Morelos, Tlaxcala y Chiapas, indicó.

La única entidad que sufrió una reducción fue Campeche al caer 4.19 por ciento. Explicó que once entidades tuvieron variaciones por debajo de la registrada en el país, mientras que 21 avanzaron por encima.

En 2017, la evolución económica de corto plazo de las entidades federativas fue heterogénea, con una variación del crecimiento de 12.43 por ciento hasta una caída de 8.51 por ciento; además, 19 estados crecieron por arriba del incremento del PIB nacional ubicado en 1.87 por ciento, mientras que los restantes trece lo hicieron por debajo de ese porcentaje. Incluso diez, registraron reducción de su actividad productiva.

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Petróleo y gas

Próximo gobierno revisa contrato petrolero de campo frente a Tabasco

Ciudad de México, 18 de septiembre del 2018.- El próximo gobierno de México está examinando un contrato petrolero del consorcio formado por la británica Premier Oil PLC, la estadounidense Talos Energy y Sierra Oil & Gas, como parte de la revisión de pactos anunciada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, dijo la futura secretaria de Energía a Reuters.

México ha adjudicado más de 100 contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos en varias licitaciones llevadas a cabo desde el 2015, tras una profunda reforma energética concretada en 2014.

“Estamos revisando varios pero con ese iniciamos”, dijo Rocío Nahle recientemente cuando fue consultada por Reuters sobre si ya se estaba investigando un contrato en particular del consorcio, en una zona donde el año pasado hubo un importante hallazgo petrolero.

“Ahí vamos, revisando todos”, añadió la futura funcionaria de López Obrador, quien asumirá el poder el 1 de diciembre.

El consorcio Sierra Oil and Gas, Premier Oil PLC y Talos Energy ganó los dos únicos contratos de exploración y extracción en aguas someras en el Golfo de México que se otorgaron en la primera subasta de bloques de la Ronda Uno, a mediados de julio del 2015. Uno de ellos se sitúa frente a costas de Veracruz y el otro frente a costas de Tabasco, estado natal de López Obrador.

En el bloque frente a Tabasco, el consorcio inició la perforación del pozo Zama 1 en mayo del 2017 y en julio de ese año anunció un gigantesco descubrimiento de petróleo que la empresa estima podría tener entre 1,200 y 1,800 millones de barriles de crudo y que podrían extenderse a un bloque vecino de la petrolera estatal Pemex.

El hecho de que el descubrimiento en Zama se hubiera producido en un área en la que Pemex ya había perforado varios pozos y no hubiera quedado en sus manos tras la profunda reforma energética ha despertado interrogantes de por qué no se entregó el bloque al operador estatal.

Por su parte, el director general de Sierra Oil & Gas dijo a Reuters recientemente estar dispuesto a que revisen los contratos.

“Bienvenidos, que revisen todo. Yo soy el más interesado y toda la industria que se aclare todos sus pensamientos de que hubo manipulación”, dijo Iván Sandrea.

“Queremos invertir en Zama (…) Estamos súper tranquilos y toda la industria estamos esperando a que salgan y hagan su evaluación”, subrayó.

Un ejecutivo de Sierra dijo el viernes a Reuters que no han sido contactados por miembros del futuro gobierno para hablar de los contratos. Talos y Premier no respondieron a solicitudes de comentarios por parte de Reuters.

Sierra Oil tiene el 45 por ciento en cada uno de los dos contratos de producción compartida, mientras que Talos Energy otro 45 por ciento, y es el operador de ambos bloques. Premier Oil posee el 10 por ciento restante, según datos del regulador petrolero mexicano, la CNH.

A su vez, Sierra Oil y Talos Energy tienen capital del fondo de inversión Riverstone. Sierra Oil también tiene capital de los fondos EnCap Investments y BlackRock.

Continuar Leyendo

Energía

Se suspenderían indefinidamente licitaciones petroleras

México, 28 de agosto del 2018.- El próximo gobierno de México suspendería indefinidamente las licitaciones de contratos de hidrocarburos y pospondría las alianzas de la estatal Pemex, además de que regularía las exportaciones de crudo de productores privados, de acuerdo a un documento del plan energético obtenido por Reuters.

De acuerdo a la agencia informativa,  las medidas representarían un cambio de timón frente al gobierno saliente, que emprendió una amplia reforma energética que abrió al capital privado la cadena de los hidrocarburos y adjudicó en subastas más de una centena de contratos de exploración y extracción a empresas distintas a Pemex.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que su administración revisará uno a uno los contratos para determinar si se adjudicaron correctamente y sin corrupción.

El documento, con lineamientos de política energética, dice que se revisarían los procesos de adjudicación y la legalidad de los contratos, en especial lo relacionado al bono a la firma en los de licencia, que no se solicitó como establece la ley.

AMLO ha dicho que quiere elevar la producción petrolera local, mejorar la declinante refinación de crudo y construir al menos una nueva refinería, pero no ha sido claro sobre si cancelará futuras licitaciones, incluyendo las destinadas a buscar socios (farm outs) para Pemex.

El nuevo gobierno también evaluaría dejar la Agencia Internacional de Energía (AIE), creada tras la crisis del petróleo de la década de 1970 con el fin de asesorar a las economías occidentales sobre cómo lidiar con una interrupción del suministro, a la que se unió apenas en febrero de este año.

En cambio, exploraría la “posibilidad de un mayor acercamiento y mejor coordinación” con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que agrupa a muchos de los mayores productores de crudo del mundo.

Continuar Leyendo

Lo recomendado